Cada pareja, cada boda es siempre especial para nosotros como fotógrafos… En este caso, estaba seguro de que cubrir el enlace de mi compañera Elena iba a ser una experiencia de lo más emocionante. Desde el primer momento en que me contó su boda campestre rockera en la Sierra de Madrid. Sabía que tenía la confianza y flexibilidad de una amiga. Tenía mas que nunca la responsabilidad y obligación de realizar un reportaje fotográfico que a ella le sorprendiera. Y eso, con más de un centenar de bodas a nuestras espaldas, no iba a resultarme nada fácil. Quizá por ello, me alié con nuestro amigo y gran profesional David Béjar, que vino desde Canarias para ayudarme a contar mejor esta historia.

Boda rural en La Casona del Valle

Elena y Sergio prepararon una boda campestre rockera en la Sierra de Madrid. Por fin llegó el día de celebrar la boda rural en La Casona del Valle. Las montañas de la Sierra estaban llenas de nieve y el cielo estaba cubierto de nubes grises. Poco a poco, los invitados empezaron a llegar e iban asomándose a la ventana de la cabaña de madera. Allí Silvia Orozco la amiga de Elena la maquillaba y peinaba. Iban entrando amigos entre cervezas, risas y buen rollo.

Llegó el momento de vestirse juntos al fin. Sergio ayudó a Elena a ponerse su precioso vestido, diseñado por ella misma. El uno al otro se ayudaron a vestirse. Lo hicieron despacio, con delicadeza… Nuestras cámaras pudieron captar esa gran complicidad. La novia estaba espectacular y sensual ante su pareja, que la miraba atento y en silencio.

Boda civil en la Sierra de Madrid

Garganta de los Montes, un pequeño pueblo de la Sierra de Madrid fue el escondite perfecto para reunir a todos sus familiares y amigos. Muchos de ellos participaron en la ceremonia y pudimos captar algunos momentos de verdadera emoción y cariño hacia los novios. Un amigo de la pandilla fue el encargado de dirigir la ceremonia y algunos de sus familiares y amigos de la infancia se lanzaron a improvisar unas palabras a los novios.

Durante la sesión de pareja, Sergio y Elena se regalaron un paseo a solas, tranquilos en los verdes espacios de esta finca para bodas. Aprovecharon ese ratito para besarse, abrazarse y compartir un cigarro para asimilar todo lo que acababan de vivir… Se les veía tan felices, tan emocionados…

Boda campestre rockera en la Sierra de Madrid

Mientras, los invitados se refugiaron al calor de la chimenea en La Casona del Valle. El cóctel había empezado ya. Desde que comenzó la boda nos dimos cuenta de que nunca habíamos visto tantas cervezas por metro cuadrado en una boda. Fue mucha gente joven y se notaba que tenían ganas de pasarlo en grande. Nos gustó la mezcla de boda en el campo con el giro que fue dando hasta convertirse en una auténtica boda rockera.

Uno de los momentos más especiales del día fue cuando los novios regalaron a sus invitados un concierto de música en directo. La banda “RockCabin” cantó en directo clásicos del rock y música española y nos hicieron bailar a todos. Pero aún no se habían acabado las sorpresas… Sergio había estado ensayando junto a sus amigos músicos la canción preferida de su chica. Cantársela en directo en este día único hizo que Elena se emocionara más todavía. Ella no se podía creer que su novio estuviera interpretando “Y al final”, de Búnbury, ante ella y el resto de los invitados.

Después, la fiesta continuó con baile. Risas, juerga, brindis, amor de verdad en cada abrazo, amistad de la buena en cada sonrisa…
Justo como Elena me contaba que le gustaría que fuese su boda.

Muchas gracias por todo compañera.

Gracias tambien al amigo David Béjar, siempre un placer poder trabajar con él de nuevo.

Esperamos que os guste este resumen.

boda campestre rockera en la sierra de madrid